Esta muñequita de apenas cuatro años, apareció esquelética y sin rumbo. En su corta vida solo ha conocido el dolor, el cual queda reflejado en su pequeño cuerpo y en esa preciosa carita .

Es sumamente cariñosa, buena, delicada y dulce. Está aprendiendo a jugar, pues hasta ahora nadie le había enseñado. Ver más