5.00 avg. rating (99% score) - 3 votes

Esta es Sombra. La bautizamos así pues ha vivido siendo indiferente e invisible para la mayoría y, sobre todo, por la que ella consideraba su familia. Llevaba 1 año abandonada en un polígono industrial. Sospechamos que la abandonaron allí pues, en todo este tiempo, no se le ha ocurrido moverse de ese polígono a la espera del inhumano que allí la dejó. Las imágenes terribles y desoladoras de abandono y desidia prueban una vez más hasta qué punto el ser humano es la especie más peligrosa y malvada de la tierra. Hace unos meses recibimos el aviso desesperado en una llamada de socorro por el estado gravísimo del animal. Al instante nos personamos en el lugar para ver el animal, comprobar su estado y valorar la dificultad del rescate. Sombra se había convertido en una perra desconfiada y huidiza que tenía pavor al humano; reacción más que normal después del trato recibido toda su vida. Intentamos en varias ocasiones, pero en vano, rescatarla de allí. Sabíamos que necesitaba atención veterinaria de inmediato y que, cada día que pasaba en la calle sin asistencia era un día menos de vida que le quedaba.   En una carrera contrarreloj decidimos recurrir a ayuda externa. Tras unas semanas, Sombra fue sacada de la calle. Las fotos hablan por sí solas acerca de su estado.   Tras una serie de analíticas y tras comprobar el dolor indescriptible que sus heridas debían causarle, el diagnóstico veterinario nos derrumbó: la eutanasia humanitaria era inevitable para librarla de más sufrimiento y agonía.   Sombra, allí arriba, estés dónde estés, solo queremos que sepas que no fuiste invisible para todos. Para nosotros fuiste alguien por quien luchar, una vida que salvar y un destino que cambiar aunque, al final, no pudimos más que llorar tu pérdida llenos de rabia e impotencia. Llegamos tarde, Sombra. Tu sufrimiento y cuadro clínico hicieron que nuestras esperanzas por verte dormir en un sofá cerca del radiador se desvanecieran en un instante.   Corre libre, corre feliz y salta nubes sin enfermedades ni sufrimiento, pequeña. Solo clamamos justicia por ti y por todos los Sombras del mundo. No hay derecho a que el humano se crea dueño y señor para arruinar impunemente las vidas de compañeros tan fieles como vosotros. Que la vida le devuelva a esa gente sin corazón, conciencia ni remordimientos todo el mal y daño gratuitos que os infringen a vosotros y a quienes os amamos y defendemos!   Hasta siempre, Sombra. Descansa, preciosa! Nos volveremos a encontrar un día! Jamás te olvidaremos.   Las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad. Dejamos a criterio de los lectores la visualización de las mismas. Sombra1 – – Sombra2 – – Sombra3