Navidad-para-todos

En pocas semanas, estaremos inmersos en las fiestas navideñas; tan gratificantes para unos y tan melancólicas y tristes para otros.

Sin embargo, no hay navidades más tristes que para los animales que pagan con su vida la falta de concienciación de nuestra especie.

En España, no hay familia de bien que se precie que no presuma de su buena pata de jamón de bellota o pata negra expuesta en sus cocinas. No obstante, pocos se paran en pensar en que para los animales, esta época (unida a la del verano) es tiempo de sufrimiento y muerte. Al fin y al cabo, ese jamón es la pierna de un ser vivo que quería seguir viviendo.

Millones y millones de animales son criados y engordados artificialmente para poder ser fruto de paladares hambrientos de sangre y carentes de empatía hacia la vida, muerte y dolor de otros seres vivos.

En el caso de los cerdos, por ejemplo, se les castra sin anestesia, se les amputa la cola, se les engorda a la fuerza con medicamentos y hormonas nocivas, y al final para darle muerte, se le insensibiliza con electricidad y se les golpea en la nuca. A veces durante el desangrado aún siguen con vida.

El foi-gras supone a los patos un martirio inexplicable hasta que acaban en el plato de alguna familia “de categoría”. No se trata más que de un hígado enfermo fruto de una sobre-alimentación forzada mediante un tubo metálico de 20 a 30 centímetros introducido desde la garganta hasta el estómago provocando que el hígado del pato crezca hasta 10 veces su tamaño normal. Este tubo les provoca vómitos, diarreas y problemas respiratorios.

Y así estaríamos nombrando muchísimas especies que sufren el egoísmo de los humanos.

En resumen, ahora hacemos un llamamiento a la conciencia de nuestros lectores y seguidores por acercarnos a la Navidad pero este sufrimiento inútil lo sufren todos los animales durante todo el año a expensas de la ignorancia y falsas creencias. En EE.UU millones de pavos son sacrificados de manera inhumana por Acción de Gracias o son tratados como objetos y mercancías en fiestas populares de cualquier lugar en el mundo.

Analizando la situación desde un punto de vista objetivo, se puede concluir que los animales son criados y asesinados por antojo de los humanos al creer que los primeros están supeditados a la voluntad y caprichos de la especie más inteligente de la cadena alimenticia.

Sobra decir que hay maneras mucho más éticas y sanas de alimentarse respetando no solo a los animales y nuestra salud sino además velando por preservar la fortaleza de nuestro planeta. El humano vive y se aprovecha de los recursos como si hubiera más de un planeta a nuestra disposición. Quizá cuando despertemos ya sea demasiado tarde.

Jamás la palabra “tradición” o la frase “siempre ha sido así” serán argumentos válidos y justificables para este o cualquier otro tipo de atrocidades. Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar la situación y trato de los animales modificando nuestros hábitos de vida. Seamos la evolución que queremos ver en el mundo.

Felices y respetuosas navidades a todos!

Equipo A.M.A.P

5.00 avg. rating (85% score) - 6 votes