banner-leishmania
 

Haciendo una búsqueda rápida en internet sobre esta enfermedad, no es complicado saber el motivo por el que perros diagnosticados positivos en leishmania tienen posibilidades tan sumamente reducidas de ser adoptados. Se plantea la enfermedad como mortal y muy costosa de asumir. Si bien es cierto que ninguna de estas afirmaciones son falsas tampoco reflejan toda la verdad ya que la responsabilidad e implicación de las familias que tienen un miembro perruno será determinante para que la enfermedad no sea ni mortal ni costosa. Si vigilamos de cerca la salud de nuestros perros y estamos alertas a las primeras señales de alarma, la leishmania podrá ser detectada en su etapa inicial aumentado en gran medida la longevidad y calidad de vida de nuestro perro. La detección temprana va a incidir directamente en la evolución del cuadro clínico.


 

ciclo-leishmaniasis

 

Si una familia ignora los primeros síntomas de la enfermedad y no acude de inmediato a un veterinario, dejando la enfermedad avanzar a sus anchas, el animal acabará pagándolo con su vida y nos creeremos dueños de la verdad absoluta afirmando que es una dolencia mortal para eludir nuestra gran parte de culpa.

 

mosquito

 

El principal transmisor de la leishmania es un mosquito perteneciente al género de los Phlebotomus. Éste puede contagiar de leishmania a marsupiales, cánidos, roedores y primates, entre los que se encuentran los humanos. La enfermedad sólo se contagia a través de la picadura del mosquito no siendo factible la transmisión entre individuos infectados. La leishmania provoca lesiones de muy diversa consideración, siendo el diagnóstico temprano, la mejor solución para controlar la enfermedad. Puede manifestarse con lesiones de piel, articulaciones y, en los casos más graves, problemas renales. Por ello es esencial acudir de inmediato a nuestro veterinario de confianza desde que notamos los primeros síntomas en nuestro amigo perruno, tales como, pérdida de pelo sobre todo alrededor de los ojos, orejas y nariz, pérdida de peso pero no de apetito, sangrado nasal, crecimiento exagerado de las uñas, cojeras, o diarrea.

 

scalibor

 

La leishmania puede afectar a cualquier perro sin distinción de razas ni sexos teniendo mayor incidencia en la época más calurosa del año. Con un simple análisis de sangre (después del verano), el veterinario será capaz de confirmar si nuestro perro es positivo o no a la enfermedad. Esta enfermedad es crónica, es decir, no tiene cura. Nuestro perro deberá ser medicado de por vida y sometido, al menos, a una analítica anual para controlar el nivel de la enfermedad que deberá ser vigilada de cerca para evitar síntomas más graves que son evitables. La mejor manera de evitar la enfermedad es la prevención. Seamos responsables de nuestros animales y protejámoslos de enfermedades fácilmente prevenibles. Los collares repelentes contra los mosquitos flebótomos contienen una sustancia llamada deltametrina que actúa como repelente no solo al agente causante de la leishmania sino también de la filariosis. Estos collares son popularmente conocidos como “Scalibor” y durante 6 meses liberará el principio activo del que está compuesto minimizando cualquier riesgo de contagio.

Pongamos como ejemplo la diabetes en los humanos. Es una enfermedad crónica (el paciente debe medicarse de por vida), que puede conducir a la muerte (si no es detectada a tiempo) y cuyo tratamiento puede ser caro (según el tipo de diabetes). En la leishmania podríamos aplicar estas mismas afirmaciones. De la misma manera que un diabético puede hacer vida normal teniendo acceso a su mediación, un perro con leishmania también.

 

Turka

 

En el caso de Turka, la bóxer que busca familia y que está tutelada por la Asociación, la medicación que necesita para mantener controlada la enfermedad supone un coste económico de 3 euros al mes. En su caso, la enfermedad fue detectada en su fase temprana, no hay ningún órgano afectado y con una sencilla y económica medicación puede hacer vida totalmente normal.

 

mapa-leishmania

Mapa endémico sobre la incidencia de la leishmania en España

 
No condenemos la vida de miles de animales que sufren de alguna enfermedad por egoísmo, miedo o ignorancia. Los animales tienen los mismos derechos que los humanos a tener acceso a una vida plena, cariño y cuidados sanitarios.

 
El equipo A.M.A.P

5.00 avg. rating (88% score) - 8 votes