Banner-Humanos-vs-Animales

 

Lamentablemente, nos vemos casi, y muy a nuestro pesar, obligados a redactar y publicar este post con nuestro particular y personal punto de vista.

Debemos confesar que con cada correo que recibimos en la asociación, la incógnita se apodera de nosotros imaginando qué nuevo caso de injusticia debemos afrontar.

La crisis, un embarazo, un traslado, una hembra que no hemos esterilizado pero sí permitimos salir al exterior a sabiendas de lo que pasará, bebés arrojados a un contenedor de basura a expensas de un ángel de la guarda humano que se haga cargo de lo que otro, inmoralmente, no quiso asumir, las amenazas ante un sacrificio en caso de no recibir ayuda *, …

Cualquier sociedad que tuviera a bien llamarse evolucionada no debería ver diferencias entre un niño, un perro, un gato o cualquier otro ser vivo ya que ninguno ha elegido nacer y, todos ellos son responsabilidades que adquirimos de manera voluntaria y que deberíamos saber asumir. Es imposible que la vida no nos plantee difíciles desafíos en los 5-10-20 años que dure nuestro animal de compañía y ser conscientes de si los superaremos en su compañía o no debería ser la cuestión a plantearse antes de ampliar la familia con un miembro de 4 patas.

Los refugios, perreras, protectoras no damos abasto respondiendo, y no siempre de la mejor manera, a las responsabilidades que cualquier adulto maduro debería afrontar pues ningún miembro de nuestra familia merece verse despojado del seno de su familia por circunstancias de la vida, por egoísmo, por irresponsabilidad o ignorancia.

En innumerables ocasiones, cuando decidimos que nuestro compañero peludo sobra de nuestra familia, intentamos “lavarnos la conciencia” recurriendo a alguna perrera. Salvo Cataluña, en cualquier otra comunidad del territorio español, esos animales abandonados, cuyo único crimen ha sido ser fiel y leal a su familia, son sacrificados en 10 días si no son antes adoptados! Pero para quienes los abandonan, dejarlos en un campo de exterminio ya es más que dejarlos en una carretera… Una protectora, una jaula, una perrera no son colonias de vacaciones para nuestros animales, no son hoteles 5 estrellas… Muchos acaban dejándose vencer por la tristeza y acaban muriendo, literalmente, de pena. Y quienes luchamos por ellos, por sus vidas, por sus derechos no logramos llegar a todos otorgándole a esta labor el sabor agridulce que quienes nos dedicamos a ella conocemos demasiado bien desgraciadamente.

Desde A.M.A.P queremos hacer llegar a todos nuestros lectores, seguidores y visitantes que la vida de un animal es mucho más valiosa que la de quien la menosprecia y la denigra. Nadie nos obliga a convivir con animales, nadie nos obliga a amarlos, a defenderlos pero una vez adquirida esa responsabilidad, voluntaria en su inicio, debemos y tenemos que responder ante ella…

Resulta pues cuanto menos paradójico que denominándonos “humanos” la inhumanidad sea en demasiadas ocasiones el reflejo de nuestros actos. Ojalá un día aprendamos a ser más animales y menos humanos ya que las pruebas de lealtad que nuestros hermanos nos brindan deberían sonrojar a más de un “humano” .

Ningún ser vivo debe ver sumida su existencia al capricho, poca ética y carencia total de escrúpulos de otro que se auto-denomine superior demostrándola de la manera más deleznable posible cuando se actúa repartiendo daño y desdén.

* En Cataluña es ilegal eutanasiar un animal sin que el dictamen de un profesional así lo estipule y por motivos humanitarios.

Equipo A.M.A.P

 

4.82 avg. rating (88% score) - 11 votes