A ti pequeño anónimo te rendimos este homenaje póstumo muy a nuestro pesar.
Queríamos rescatarte, te imaginábamos pasando el invierno en el calor de un hogar ya fuera de acogida o con una familia adoptiva, sonreíamos imaginándote con tus juguetes y tus carreras típicas de un bebé de tu edad… pero, no ha podido ser.
Has venido a este mundo cruel, donde para la mayoría los animales callejeros no existís porque hay que centrarse en problemas de humanos, generados por humanos, como si no fuera factible intentar que la injusticia no se enquiste en varios agravios a la vez.

Te rescatamos, corrimos contigo a un veterinario de urgencias pero tu pequeño cuerpo de tan sólo 2 meses no resistió tanto dolor, y nosotros tampoco y aún nos duele no haber llegado a tiempo para librarte de tanto mal.
El diagnóstico nos derrumbó: fractura torácica que produjo un edema pulmonar, todo ello ocasionado muy probablemente por una patata de unos pies que debieron andar hacia ti para salvarte, para cobijarte o, como mínimo, para no hacerte daño y provocarte la muerte. La vida es así, así de odiosa y fatigante para los que sufrís sus daños y para quienes intentamos protegeros.

Corre libre ahora con tantos otros anónimos para los que no llegamos a tiempo. La lucha sigue.

Un beso pequeño ángel.

Equipo A.M.A.P

5.00 avg. rating (66% score) - 2 votes